10 libros para un verano insólito.

Ya es verano. Un verano raro, extraño, desacostumbrado. Un verano insólito. La semana pasada estaba revisando mi pila de lecturas pendientes cuando vi la publicación de Daniel Pérez Castrillón con los 10 libros que leerá en los próximos meses. Así que yo también elegí entre la ingente cantidad de libros que aún me esperan para planificar las lecturas desde hoy hasta finales de septiembre. La cosa queda así: 10 libros y algunos relatos de ciencia ficción, terror y fantasía. ¿Podré con todos? Pues me parece posible, porque tengo muchas ganas de leer cada uno de ellos.

El mesías de Dune, de Frank Herbert

Vuelvo al Duneverso. En agosto del año pasado leí la primera parte. Mientras espero la nueva adaptación de Denis Villeneuve que llegará a finales de año, empiezo hoy con este segundo libro de la saga de Frank Herbert. Las opiniones que suelo encontrarme la tildan de obra de calidad inferior que se queda a medio camino entre Dune e Hijos de Dune. Ya os contaré.


El tercer intento, de Begoña Pérez Ruiz

Como ya dije, me gustó escuchar la entrevista a Begoña en el pódcast Laberinto de papel. Inmediatamente después de compré la versión en digital de esta obra editada por El Transbordador con la que ganó el Segundo Premio XXX Certamen Alberto Magno.


La sangre manda, de Stephen King

Vuelve mi querido Stephen King con una nueva colección de cuatro novelas cortas. Se publica el próximo 2 de julio y ya tengo mi copia reservada en mi librería habitual. En una de las cuatro volveré a reencontrarme con el personaje de Holly Gibney. La sangre manda es ya la quinta obra de King en la que aparece tras la trilogía de Mr. Mercedes y El visitante.


Contacto, de Carl Sagan

Es uno de los libros que he ido relegando y la verdad es que en estos momentos me apetece mucho leerlo. La labor divulgativa que hizo Sagan con la serie Cosmos es encomiable. La pude ver en Filmin y es realmente fascinante la facilidad que tenía para explicar la historia del Universo conocido. Además, recuerdo que la película de Robert Zemeckis me gustó bastante. Así que volveré a visionarla tras la lectura.


El aprendiz de Guerrero, de Lois McMaster Bujold

Sigo cumpliendo con mis objetivos para 2020. Avanzar en la saga Vorkosigan, una de las más importantes de la ciencia ficción, es uno de ellos. Este verano leeré las aventuras galácticas del joven Miles Vorkosigan.


Nuestra parte de noche, de Mariana Enríquez

Está siendo una de las obras mejor valoradas y más premiadas de este año. El último premio con el que se ha reconocido su valía es el Kelvin 505 a Mejor Novela Original en castellano. Aún no he leído nada de Mariana Enríquez y la tengo en mi radar. Este verano es un buen momento para descubrir una nueva autora.


Los robots del amanecer, de Isaac Asimov

En el año que se celebra el centenario de su nacimiento estoy leyendo los libros de su saga de los robots. Le toca el turno a la tercera novela que publicó el año de mi nacimiento y 26 años después de la segunda parte, El sol desnudo.


Hyperion, de Dan Simmons

Otro clásico moderno de la ciencia ficción. Entre mis objetivos también está empezar la tetralogía de Los cantos de Hyperion. Las críticas a esta obra siempre son entusiastas, pero prefiero dejar los prejuicios a un lado.


Voces en la ribera del mundo, de Diana P. Morales

Otra autora de la que aún no he leído nada. La sinopsis tiene muy buena pinta: cinco naves parten de la Tierra en la segunda mitad del siglo XXI en busca de planetas habitables y de vida. Seguiremos su viaje, pero, sobre todo, lo que sucede en nuestro planeta hasta su regreso.


El misterio de Salem’s Lot, de Stephen King

Voy a (re)leer y reseñar todas las obras de Stephen King por orden de publicación. La primera fue Carrie y ahora le toca el turno al segundo libro que publicó con su nombre. Completaré la lectura viendo la adaptación a televisión que hizo Tobe Hooper en 1979.

Todas estas novelas las iré leyendo durante estos meses de verano junto a relatos de H. P. Lovecraft, Isaac Asimov y los que conforman la antología Extraordinàries, noves autores de l’insòlit, editada por Males Herbes.

El futuro y lo desconocido son lo mismo.

Las catástrofes ofrecen la valiosa cualidad de percibir el presenta como tal, en su absoluta pureza.

Domori, de Sofía Rhei.

Leer.

He leído dos novelas cortas de esas que devoras en un plis plas pero tardas en digerir. Dos formas de narrar muy distintas que inquieren en el sentido de identidad y la relación entre pasado y futuro.

En Domori, Sofía Rhei muestra su capacidad para construir un mundo creíble, donde la protagonista descubrirá la verdad de su origen y emprenderá la marcha hacia un futuro en el que su pasado será una riqueza, en lugar de conformar su identidad.

Mientras leo, suelo subrayar frases como esta: «La charla inacabable no os dejaba pensar, que es lo que estás haciendo ahora. Sin pensar es imposible conocer la verdad». Esto se lo dice un gusano a Lucía, la protagonista de Barro. En esta novela, Alicia Pérez Gil nos invita a dar un salto y sumergirnos en un mundo lleno de matices en el que olvidaremos quién somos para llegar a conocernos.

Y si hablamos de protagonistas fuertes y bien construidas, es inevitable destacar el trabajo que hace Lois McMaster Bujold en Barrayar, obra que ganó el Premio Hugo en 1992. Cordelia (Naismith) Vorkosigan es un personaje que soporta el peso de toda la novela, una mujer deliciosa tanto en sus momentos de firmeza y como en sus vacilaciones.

Tras abandonar el planeta de los Vor, me he embarcado en un viaje hacia Mundo Anillo, otro Premio Hugo a mejor novela. El tono elegido por Larry Niven me desconcertó al principio, pero voy por el segundo tercio de la novela y el sentido de la maravilla me tiene asombrado.

Ver.

Las Historias del Bucle hablan de pérdida, dolor, soledad; sentimientos envueltos en una estética intimista creada a partir de ajados robots y deslucidos objetos que parecen fuera de su tiempo. Una gozada.

Y tras el relajado tempo de la serie de Amazon Prime Video, sienta bien meterse un chute de amor, muerte y robots viendo cualquier corto de la serie de animación creada por Tim Miller y producida por mi adorado David Fincher, Love, Death & Robots.

Escuchar.

Esta última semana me ha acompañado la banda sonora de la maravillosa tercera temporada de Stranger Things. Un homenaje a la década de los 80 a base de sintetizadores que recuerdan al maestro John Carpenter o Tangerine Dream.

Imagen de cabecera: Fotograma del corto «Zima Blue» de la serie Love, Death & Robots.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies