‘Suspiria’, enfrentarse con y sin respeto a un ‘remake’.

El lunes se estrenó el trailer de “Suspiria” (2018), versión de la obra maestra de Dario Argento dirigida por Luca Guadagnino, director de la aclamada “Call me by your name”. Este acontecimiento provocó las mismas reacciones de siempre (desde que existe Twitter, claro): personas que se crean elevadas expectativas tras ver las primeras imágenes, otras que recelan ante el atrevimiento de hacer otra versión de una obra maestra, y otras tantas que ya saben que la original es mejor tras ver apenas dos minutos del “remake”.

Versionar canciones es una práctica mucho más aceptada. Infinidad de músicos se acercan a las obras de otros artistas para adaptarlas a su estilo o a otro género musical. En literatura creo que no ocurre tanto. Algunos autores modifican su obra aprovechando reediciones de sus libros; añadiendo o quitando para suplir las deficiencias que ahora ven en aquello que escribieron años antes. O se adaptan textos literarios al lenguaje de nuestros días. Ya en el instituto teníamos la opción de leer “El libro del Buen Amor” tal cual lo escribió el Arcipreste de Hita o en una versión adaptada.

La primera vez que vi “Psicosis” fue la versión que Gus Van Sant filmó en 1998. Tardaría aún varios años en ver la película dirigida por Alfred Hitchcock. Cosas de los tiempos pretéritos. Desde entonces, he revisado muchas escenas de la original y poco recuerdo del “remake”.

El autor de “El indomable Will Hunting” afirmó que la obra de Hitchcock era inmejorable, por lo que decidió copiarla plano a plano. Michael Haneke tal vez pensó lo mismo cuando aceptó volver a filmar su propia película, “Funny Games”, con actores estadounidenses. Alfred Hitchcock también se marcó un “autoremake” con su película “El hombre que sabía demasiado”. Otros autores decidieron en su día dar su visión de algún filme clásico, modificando incluso partes sustanciales. Así lo hicieron Tim Burton con “El planeta de los simios” o Rob Zombie con “Halloween”.

Hay obras que respeto, que venero; pero considero que debemos acercarnos a ellas sin respeto, sin miedo. Los “remakes” me parecen interesantes cuando un autor se basa en el material existente para llevárselo a su terreno. Y esa parece haber sido la actitud con la que Luca Guadagnino se ha enfrentado a “Suspiria”.

0 Comments
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *