Doctor Sueño, de Stephen King.

octubre 31, 2019 by in Uncategorized

¿Qué pasó con el chico de El resplandor? Stephen King se hacía esta pregunta tanto como sus Lectores Constantes. Así que en 2014 publicó Doctor Sueño, la obra que retomaba la vida de Danny Torrance. Pero el autor advirtió en su nota al final del libro:

Está la película de Stanley Kubrick, que muchos parecen recordar —por razones que nunca he llegado a comprender del todo— como una de las más terroríficas que hayan visto jamás. (Si has visto la película pero no has leído la novela, deberías tener en cuenta que Doctor Sueño es la continuación de la novela que narra, en mi opinión, la Verdadera Historia de la familia Torrance).

A King nunca le gustaron las libertades que se tomó Kubrick con una obra tan personal para él. Aunque ahora el escritor de Maine parece haber cedido, como explica el director Mike Flanagan, para que se pudiese adaptar Doctor Sueño. Y es que una secuela cinematográfica de El resplandor sería casi imposible sin referencias al imaginario aportado por la película, a esas terroríficas imágenes que tan hondo calaron en la cultura popular.

Stephen King narró la historia de Jack Torrance con muchos aspectos autobiográficos. Sin embargo, Stanley Kubrick no adaptó la obra de King; la tomó como inspiración para potenciar lo inexplicable, el mal abstracto que enloquece al protagonista sin hablar apenas de su pasado. Jack, el padre de El resplandor, es un hombre alcohólico marcado por una infancia llena de malos tratos que empiezan a encontrar eco en la relación con su propio hijo, Danny.

Aquí encontramos un tema recurrente en la obra de King, una de sus obsesiones, y que se sitúa en el centro de El resplandor: el maltrato infantil. El propio autor tenía miedo a esos momentos en los que todo te sobrepasa y eres capaz de aleccionar a tus hijos por medios poco pacíficos. Este terror de King resuena en Doctor Sueño y conecta ambas obras a un nivel más íntimo.

La secuela literaria retoma la vida de Danny pocos años después de los acontecimientos narrados en El resplandor. El joven aprende a encerrar los fantasmas que ocupan su mente y…

Por supuesto, también pensaba que jamás probaría la bebida, no después de ver lo que le había hecho a su padre. A veces sencillamente erramos el tiro.

Danny, ya adulto, cae en los mismos vicios y errores de su padre, pero consigue superarlos gracias a la ayuda de niños. En una escena bastante truculenta, por ejemplo, Danny ve a un bebé en un situación que le ayuda a tomar la decisión que necesita para superar sus adicciones.

Portada Doctor Sueño, Stephen King, Debolsillo

A partir de ahí, Stephen King crea una trama muy interesante donde el mundo de los adultos sigue maltratando a los niños en su beneficio. Por una parte, Danny, quien usa su poder para ayudar a las personas en su paso a la muerte, conecta con Abra, una niña con un inconmensurable resplandor. Por otra, el autor introduce un nuevo terror que acecha a niños y niñas: el Nudo Verdadero, una suerte de vampiros que se alimentan de vapor, del resplandor de sus víctimas, para mantenerse jóvenes. El poder de Abra es tan intenso que llama la atención de este macabro grupo y necesitan alimentarse de ella para sobrevivir. La íntima conexión de Danny y Abra los llevará a ayudarse mutuamente luchando contra Rose la Chistera, Papá Cuervo y el resto de su banda.

Además, Stephen King vuelve a hacer eso que se le da tan bien: introducir elementos fantásticos en la cotidianidad de sus personajes y en la vida diaria de Estados Unidos. Quienes forman el Nudo Verdadero son nómadas, viajan por las carreteras estadounidenses sin llamar la atención, seguro que alguna vez los has visto, “no son más que la Gente de las Caravanas, ancianos jubilados y unos cuantos compatriotas jóvenes viviendo sus desarraigadas vidas en autopistas y carreteras”.

He de confesar que El resplandor me parece una buena novela, pero no tan redonda como El misterio de Salem’s Lot, It, Misery o Joyland. Doctor Sueño también es una buena novela que consigue ser original y en la que King ofrece lo más me gusta de él como narrador.

La revelación final, que no voy a destripar, convierte El resplandor y Doctor Sueño en un díptico lleno de tristeza, pero que resplandece esperanza y reconciliación.

Imagen de cabecera: fotograma de la adaptación cinematográfica de ‘Doctor Sueño’ dirigida por Mike Flanagan.

0 Comments
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *