“Rey de Picas: una novela de suspense”, la magnífica aportación de Joyce Carol Oates al género negro.

En octubre, siguiendo mi propósito de participar en la iniciativa #LeoAutorasOct, elegía leerme el libro de Joyce Carol Oates “Rey de Picas: una novela de suspense”. La anterior lectura fue “La maldición de Hill House”, una de las obras más destacadas de Shirley Jackson. Mi elección la hice sin leer si quiera las sinopsis, totalmente aleatoria, solamente guiado por las buenas críticas que reciben ambas autoras. Y me encontré con dos protagonistas cuya psique se ve perturbada por el embrujo de una casa, por un lado, y por una suerte de Mr. Hyde, por otro.  Continuar leyendo ““Rey de Picas: una novela de suspense”, la magnífica aportación de Joyce Carol Oates al género negro.”

Un fin de semana de perros.

Este fin de semana vi dos películas que tenía pendientes. Los directores de ambas coinciden ahora en la cartelera con sus últimas obras y, además, tienen otra cosa en común: los perros.

CANINO. (Kynódontas, 2009. Yorgos Lanthimos).

El director griego Yorgos Lanthimos estrena en diciembre “El sacrificio de un ciervo sagrado”, la película que ganó el premio al Mejor guion en el Festival de Cannes 2017 y obtuvo el Premio de la Crítica en el Festival de Sitges 2017.

En 2009 también consiguió ganar considerables galardones y los parabienes de la crítica internacional con “Canino”, una alegoría sobre las crisis de la sociedad actual. En una urbanización de lujo conviven un matrimonio, su hijo mayor y sus dos hijas menores. Sólo el padre puede salir de la casa mientras que los hijos son manipulados para mantenerlos aislados por completo del exterior. Esta película está repleta de lecturas que se superponen y que hacen que me haya fascinado.  Continuar leyendo “Un fin de semana de perros.”

‘Mindhunter’ respeta a las mujeres. ‘Que Dios nos perdone’ las desprecia.

ATENCIÓN: Hay destripes, pero solo de detalles secundarios.

Mientras “Mindhunter” (2017) destaca por la ausencia de misoginia, “Que Dios nos perdone” (2016) muestra una profunda aversión hacia las mujeres. Veamos ejemplos de esto analizando los personajes de la serie dirigida por David Fincher y de la película dirigida por Rodrigo Sorogoyen.

Holden Ford, uno de los protagonistas de “Mindhunter”, destaca en el FBI por sus novedosos métodos de trabajo. Este personaje empieza una relación con una chica, Debbie Mitford, joven universitaria liberada sexual y económicamente. En una escena donde la pareja conversa con la Dra. Wendy Carr, ambas mujeres hablan de Durkheim, Goring o Blummer, autores desconocidos para Holden.  Él afirma no sentirse intimidado cuando está entre mujeres más inteligentes que él, algo que “muchos hombre dicen, pero rara vez piensan” según la Dra. Carr, pero que Debbie confirma: “Holden sí lo piensa”.  Continuar leyendo “‘Mindhunter’ respeta a las mujeres. ‘Que Dios nos perdone’ las desprecia.”

Maldiciones venéreas: sexo, modernidad y muerte.

Viernes 13 (Friday the 13th, 1980).

La supuesta relajación moral de los jóvenes, la libertad sexual y la modernidad  parecen ser una condena a muerte.

Quien disfruta del placer sexual no termina vivo la película. Esta es una de las reglas del cine slasher que se detallaban en “Scream. Vigila quién llama.” (1996) de Wes Craven. Por ejemplo, en “Viernes 13” (1980) el joven Kevin Bacon moría asesinado por Jason Voorhees (bueno, ya sabéis por quién en realidad) mientras disfrutaba del cigarrillo posterior al coito.  Continuar leyendo “Maldiciones venéreas: sexo, modernidad y muerte.”

La distancia (visual) entre una madre y su hijo.

En 2009, Xavier Dolan debutaba en la dirección con su película “Yo maté a mi madre”, donde un adolescente muestra un odio visceral hacia su madre. Cómo le habla, cómo viste, cómo se comporta; todo en ella le produce rechazo.

En una de las primeras escenas juntos, vemos una conversación entre madre e hijo en plano-contraplano frontal. El director rompe la regla clásica que recomienda construir el plano dejando más espacio en la dirección donde está el personaje fuera de campo. Dolan opta por una decisión formal que deja los rostros pegados a los límites del plano, dejando a los personajes “sin aire”, creando así una metáfora visual de su relación.

Continuar leyendo “La distancia (visual) entre una madre y su hijo.”